Frente Corrupto Nacional (FCN): el caballo de Troya

Acostumbrados y hasta curtidos de las traiciones electorales y políticas, y con apenas año y medio en el poder, la camarilla FCN revelo ante la ciudadanía su verdadera identidad: frente corrupto nacional, cuya agenda escondida detrás del slogan publicitario era en realidad “Ni corrupto, ni ladrón” quedara en la cárcel. Alimentando su bancada legislativa y el mismo gobierno de cuadros provenientes de Líder y Patriotas mayoritariamente, pero también de Une, Ucn y otros, el FCN muto a un verdadero Transformers, potenciado y recargado de la agenda pro corrupción de sus antecesores.

Su verdadera agenda es resetear el país a marzo de 2015, cuando eran las fuerzas políticas corruptas las dominantes y para las cuales el FCN funcionó como un caballo de Troya, al servicio de los extintos partidos Líder y Patriota y ahora también UNE, todos juntos favoreciendo un pacto de impunidad que pretendía tomar el Estado y restaurar la patria sin Ley que añoran.

El mandatario Morales adapto a la realidad el guion de la película clásica “la ley de Herodes”, en la cual un personaje nuevo en la política hace ver a los tradicionales como bebes de pecho ya entrado en las mieles del poder. Como es usual en nuestra región, la realidad vuelve a superar la ficción, con personajes que ningún guion escenográfico pueda imaginar.

Inmerso en el guion de la “ley de Herodes” el presidente Morales amenazó con investigar a los “instigadores” de las protestas ciudadanas, acusándolos de actos violentos, olvidando que apenas hace dos semanas aplaudía eufórico la apología a la violencia que, hacia el alcalde capitalino a su favor, amenazando con declarar la guerra.

Por su parte, los diputados que legislaron a favor de delincuentes de todo tipo, señalaron que los manifestantes que rodearon el edificio del Palacio Legislativo para impedir su salida el viernes último cuando se vieron forzados a retroceder en su intentona golpista al Estado de Derecho, eran secuestradores y terroristas. Una acusación muy atrevida para quienes son en realidad secuestradores de la representación política que ejercen, al detentar la misma para fines contrarios a los que juraron defender cuando tomaron posesión.

La estrategia del caballo de Troya fue tomar de nuevo las posiciones perdidas por las clicas partidarias depuradas parcialmente por las investigaciones anticorrupción y retomar la agenda de impunidad y negocios truncada en abril 2015. Una vez Morales en el poder, rápidamente salieron del caballo FCN diputados, alcaldes, ex funcionarios, financistas y todo el ejército de tránsfugas y operadores de la vieja política que simplemente estaban agazapados dentro y detrás de la armazón FCN.

Mientras en nuevos intentos fallidos la camarilla gobernante intenta seguir ocultando sus verdaderas intenciones y agenda, el país y la ciudadanía consciente y harta de tanto cinismo se presta a repetir las jornadas cívico históricas del 2015, pese a las campañas millonarias que siguen desplegando operadores mediáticos de las maquinarias corruptas que hacen recordar las campañas psicológicas del 54.

Pero no ha sido solo internamente que el caballo de Troya FCN ha sido puesto al descubierto, internacionalmente su agenda no cuenta con aliados y más bien se avecina una cadena de condenas y sanciones que lo aislaran a un punto que ni siquiera el ex gobierno patriota experimentó.

La ciudadanía debe ahora proponer la agenda aprendiendo de la historia reciente: no basta depurar a los individuos, urge reformar el sistema político-electoral para que alimentado de expresiones políticas nacidas de un sistema equitativo o competitivo en ideas y no por el dinero, encauce y encare las reformas que demanda el país del futuro.